Seguidores

17.2.07

Codigo de valores Occidental para Musulmanes


TEST DE RESIDENCIA PARA INMIGRANTES
En Alemania el test incluye también preguntas sobre los matrimonios forzados, los derechos de la mujer y la homosexualidad.
Desde sectores musulmanes y “progres” se critican estos test, que consideran atentan contra la multiculturalidad y tienen como verdadera finalidad discriminar a los musulmanes y evitar que entren en Occidente.
No saquen los pies del tiesto señores “progres” de izquierda o de derechas, ni se trata de xenofobia ni de islamofobia, sino de sentido común.
Estados Unidos fue el pionero en la materia y desde hace tiempo posee esta suerte de selección preventiva que pretende evitar que se cuelen extremistas de cualquier signo, hoy principalmente islámicos, pero que también esta dirigido a concienciar a los inmigrantes de la necesidad de adecuar su conducta al código de valores de Occidente.
También en EE.UU. es preciso desde hace ya largo tiempo superar un examen de ciudadanía para que los inmigrantes puedan obtener la nacionalidad useña. El examen incluye preguntas de historia, geografía y política, pero también de costumbres y valores nacionales, y por supuesto exige del inmigrante saber manejarse en inglés. Un país tan conocido por sus avanzadas políticas sociales como Canadá también cuenta con este tipo de test y Australia ya ha aprobado su instauración.
En Europa también se aplica. Gran Bretaña cuenta con un examen para la naturalización de inmigrantes desde 2004 y en el próximo abril entrara también en vigor el test para obtener el permiso de residencia. Dinamarca, Alemania y Holanda son también países donde se ha extendido la realización del examen de residencia. En algún caso, como el de Holanda, están exentos de realizarlo los extranjeros procedentes de países occidentales.
Las preguntas suelen ser bastante sencillas, y por su tenor muchas están dirigidas a cuestiones elementales de convivencia. ¿Está permitido pegarles a las mujeres?, por ejemplo es una de las preguntas que emplea el test en Holanda, que la autoridades han denominado examen de civismo.
En Alemania el test incluye también preguntas sobre los matrimonios forzados, los derechos de la mujer y la homosexualidad. Desde sectores musulmanes y “progres” se critican estos test, que consideran atentan contra la multiculturalidad y tienen como verdadera finalidad discriminar a los musulmanes y evitar que entren en Occidente.
En el Lander de Hesse el inmigrante debe cumplir con 30 horas de cursos que lo prepararán para responder correctamente a las 100 preguntas del test. En definitiva se trata de una versión de las aulas de integración, idea que desde las páginas de Minuto Digital se ha lanzado con carácter pionero en España. Idea que por supuesto no ha encontrado eco alguno en unas autoridades cuya política consiste en la total permisividad con la inmigración, legal e ilegal y que la derecha tampoco se atreve a considerar, prisionera de sus complejos.
Peter Costello, ministro de finanzas del gobierno australiano que recientemente ha aprobado la puesta en marcha de estos exámenes, respondía a las críticas que le acusaban de pretender restringir la entrada de musulmanes en Australia, manifestando que quien quisiera vivir bajo la sharia disponía de “países donde se puede encontrar a gusto, pero no en Australia”. Incluso se pronunciaba claramente por la “expulsión” de los emigrantes musulmanes que no se acomoden a los valores civiles y democráticos del país aunque aclaraba que se refería a una “pequeña minoría radical” con la que “tenemos que ser muy claros e inequívocos”, y en este sentido rechazó el “multiculturalismo blandengue e insensato”. Justo ese del que “disfrutamos” en España.
Minuto Digital.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.