Seguidores

20.11.10

Discurso de Paul Weston, nuestras élites liberales han traicionado nuestros países


El 30 de octubre hubo una manifestación en Ámsterdam en apoyo a Wilders, líder del Partido de la Libertad holandés, que ha obtenido el 16% en las elecciones de este año al Parlamento. Entre los discursos pronunciados el más impresionante es este de Paul Weston por su lucidez. Es largo pero merece la pena leerlo entero. 

Paul Weston representa a la Sociedad Internacional para la Prensa Libre. 

--------------------- 

Hola, mi nombre es Paul Weston y represento a la Sociedad Internacional de Prensa Libre. Estoy aquí hoy porque nuestras élites liberales han traicionado nuestros países para el Islam. 

Hace 42 años el político Británico Enoch Powell dio su famoso discurso “ríos de sangre” en el que declaró que “la función suprema del arte de gobernar es hacer frente a males previsibles”. Nuestros políticos HOY hacen exactamente lo contrario: están promoviendo activamente un mal evitable. 

Hace 80 años, un hombre, Winston Churchill fue muy claro sobre la prevención de un mal claro y presente, Herr Hitler y los nazis. Pero Churchill fue la única voz que clamaba contracorriente y la matanza que pudo haberse evitado se llevó a cabo con una intensidad redoblada. 

Europa se encuentra ahora en una situación similar. Mientras el islam crece demográfica, territorial y activamente, es promovida como una “religión de paz” por el mismo tipo de políticos arribistas y cobardes que apaciguaron a Hitler. 

Para Winston Churchill el islam no es una religión de paz. La describió como una religión de sangre y guerra. Cualquier persona que tenga conocimiento de la fundación y la historia de la expansión islámica sabe que ésta es la verdad. 

Mahoma era un señor de la guerra. Y era muy bueno en eso. Derrotó militarmente y convirtió a la mayoría de las tribus paganas y cristianas de la Península Arábiga. Después de su muerte, el islam se extendió rápidamente por la espada, conquistó las antiguas civilizaciones e invadió continentes. 

Hoy en día, el Islam está en Europa, en occidente, y exige lo que siempre ha exigido: el gobierno islámico total. Y si nos resistimos, utilizan el terror contra nosotros. 

Nuestros políticos traidores sin embargo continúan hablando de una “religión de paz”, y nos dicen que si rechazamos esta noción ridícula y fantástica y optamos más bien por creer a Churchill, que decía que el Islam es una religión de sangre y guerra, nos meterán en la cárcel. 

Por supuesto, el Islam no es una religión de paz. Su fundador fue un guerrero, y el más alto honor otorgado a un musulmán es la promesa de hordas de huríes perfumada [Nota del editor: esclavas sexuales] y las relaciones sexuales eternas en el Más allá que no se merecen por ser buen samaritano, sino muriendo como mártir en la batalla física para difundir el Islam imperialista. 

Islam literalmente significa sumisión. ¿Qué clase de religión se define por la “sumisión”? 

El Islam divide al mundo en dos esferas: la Casa del Islam (sumisión) y la Casa de la Guerra. ¿Qué clase de religión se define a sí misma por la conquista militar? 

Sin embargo, nuestros líderes nos dicen que no podemos criticar al Islam, porque es una religión, mientras que la Organización de la Conferencia Islámica está trabajando con la connivencia de las Naciones Unidas para prohibir cualquier crítica al Islam. 

Pero el Islam es mucho más que una religión. Se trata de un sistema político, social, jurídico y estructural que domina totalmente la vida de un musulmán devoto y quiere dominar, dicho sea de paso, también las vidas de todos los devotos no musulmanes. 

El Islam es intolerante y profundamente antidemocrático. No cree en las leyes promulgadas por los hombres en una democracia, prefiriendo a adherirse a la palabra absoluta de Dios como fue interpretada en el siglo VII por un analfabeto del desierto. 

Nuestros políticos han importado esta ideología antidemocrática e intolerante en las democracias liberales occidentales, y después osan criminalizarnos cuando nos oponemos a ella. 

Pero, ¿cómo no criticar el Islam? ¿Nuestros políticos pueden realmente proteger al Islam como una religión, poniéndola así más allá del alcance de la ley? 

Cuando los homosexuales son ahorcados en grúas ¿es el islam político el que actúa, o el islam religioso? Cuando una mujer adúltera se entierra hasta los hombros y es lapidada hasta la muerte, ¿es el Islam político o la religión del Islam? Cuando los musulmanes que quieren abandonar el Islam son condenadas a muerte, ¿es el Islam político o la religión del Islam? Cuando las esposas e hijas son asesinadas por sus maridos, padres y tíos para preservar el honor familiar, es el Islam político o la religión del Islam? 

Si se trata del Islam político, debemos denunciar la crueldad y la barbarie. Si se trata de la religión del Islam, ¿cómo no denunciarla igualmente? Lo que está mal está mal y lo que es una barbaridad es una barbaridad y no puede estar exento de las críticas al abrigo de la palabra “religión”. 

Al criminalizar la libertad de expresión, los líderes socialistas muestran sus ambiciones dictatoriales. La libertad de expresión es el sello distintivo de una sociedad libre. Suprimirla es un acto totalitario mucho más grave ya que la libertad es nuestra única defensa en la oposición pacífica a la ideología totalitaria islámica extranjera. 

Espero que veáis la ironía de la situación. Para proteger y promover una ideología totalitaria extranjera, nuestros gobernantes están dispuestos a usar métodos totalitarios para impedirnos defender nuestra democracia y nuestra libertad. 

Occidente cumple con el Convenio Europeo de Derechos Humanos. Pero no el Islam. En su lugar, firmó la Declaración de El Cairo sobre Derechos Humanos en el Islam. Y tienen un tema muy importante: en caso de conflicto entre la sharia y los derechos humanos ¿adivináis quién gana?. Por supuesto. La ley islámica tiene prioridad sobre los derechos humanos. 

Es como si un signatario de la Convención de Ginebra asesinara y torturara a prisioneros de guerra, librándose del juicio por crímenes de guerra porque “es parte de su religión.” 

Cuando nuestros políticos afirman que el Islam es una religión de paz y permiten a los musulmanes imponer sus leyes en el país, la Unión Europea y las Naciones Unidas, entonces nuestros políticos traicionan a su país y traicionan a su pueblo. Es un acto de alta traición. 

“¿Se puede cometer un acto de traición a la patria en tiempo de paz?” se preguntan algunos. Pero ¿estamos verdaderamente en paz? Nosotros no nos consideramos en guerra con el Islam, pero el propio Islam se considera en guerra contra nosotros. Y esta guerra la estamos perdiendo. En términos de territorio, población, política y democracia. 

De hecho, esta guerra es un asalto en dos frentes. A un lado del Islam radical, por el otro la traición de la izquierda. 

Se impone a nuestros hijos celebrar el multiculturalismo y el Islam, sin decirles la verdadera historia violenta y expansionista del Islam. Al contrario, afirman que su propia historia, su religión, su cultura, sus tradiciones, su propia existencia, es sólo una letanía del imperialismo, el racismo, el asesinato y la esclavitud. Esta es una de las técnicas psicológicas eficaces cuyo objetivo es dejar al enemigo indefenso, o, citando a Alexander Solzhenitsyn, “para destruir a un pueblo, primero debemos destruir sus raíces.” 

Un gobierno que somete a su propio pueblo, a sus propios hijos, es un gobierno que claramente merece ser derrocado. 

¿Puede alguien realmente sostener que un gobierno que halaga al invasor extranjero, mientras quita las defensas jurídicas y psicológicas de sus propios ciudadanos es un gobierno?¿no sería culpable de alta traición? 

Ahora llegamos a una parte más agradable en este monólogo deprimente, porque en este momento de la batalla, avanzamos. Poco a poco, es cierto, pero constantemente, y creo que nadie nos puede parar. 

Geert Wilders en Holanda, René Stadtkewitz en Alemania, cuya repentina popularidad ha obligado a Angela Merkel hacer un giro de 180 grados y denunciar el multiculturalismo. Los demócratas de Suecia, Heinz-Christian Strache, en Austria, el Partido del Pueblo Suizo, e Inglaterra, donde prevemos un movimiento político que tomará el relevo de la EDL y que crece rápidamente. 

Y este crecimiento sólo se puede acelerar. Más y más gente se da cuenta de la naturaleza del Islam y la profundidad de la traición de los gobiernos de izquierda, y lo más importante, en la medida en que las personas pierdan el miedo de ser llamados racistas – esta etiqueta ha sido especialmente inventada para eliminar cualquier resistencia contra un invasor racial que utiliza el tema racial como un arma contra nosotros-. 

De hecho, miremos de cerca ahora la etiqueta de “racista”. No se es racista por defender nuestro país contra una amenaza evidente y creciente. No se es racista por defender nuestra cultura, nuestro patrimonio y nuestras tradiciones. No se es racista por luchar por un futuro democrático para nuestros hijos y nuestros nietos. 

Si usted escoge no defender su cultura, su país y un futuro democrático para sus hijos, entonces usted puede darse palmaditas en su hombro en los cócteles de champagne de los socialistas “no racistas” de Islington. Usted puede adorar a los ídolos “anti-racistas” de los demás tanto como los suyos propios, pero eso no quita nada de lo que he dicho sobre usted: es un traidor. 

Usted es un traidor a su país, un traidor a su cultura, y un traidor a su hijo por nacer. 

Y además es un racista absoluto, un racista genocida. En sólo una generación, los jóvenes europeos étnicos se convertirán en una minoría étnica en su propio país si la inmigración masiva y el rápido crecimiento demográfico de los musulmanes siguen a este ritmo. Podemos llamarlo educadamente inmigración de reemplazo. Más claramente, se llama un genocidio sin derramamiento de sangre. 

La ONU es muy clara en este punto. La definición de genocidio es la siguiente, cito: 

Artículo 2: En el presente Acuerdo, el término “genocidio” se entiende todo acto cometido con la intención de destruir, total o parcialmente a un grupo nacional, racial o religioso. 

Hemos sido traicionados. 

Uno de los aspectos más tristes de esta traición es el efecto sobre nuestros veteranos, todos los que lucharon por su país y siguen siendo un recuerdo vivo. 

El piloto de Spitfire ex, Alex Henshaw, murió hace tres años. Era muy consciente de la traición política de su país. Dijo: 

”Siento una profunda tristeza al pensar en los jóvenes que conocía y que dieron sus vidas por una causa que creían. A menudo digo que si estos jóvenes regresaran ahora y caminaran a través de sus aldeas, pueblos, y vieran lo que nos sucede, dirían que fueron traicionados “. 

Sí, señor Henshaw, usted ha sido traicionado, y todos vosotros, los izquierdistas, socialistas y verdes, tendréis que reconocer lo que habéis hecho. 

Id a dar una vuelta por vuestras ciudades, pueblos, y mirad los cientos de miles de tumbas, como un testimonio del sacrificio hecho por hombres jóvenes, para que vosotros pudiérais vivir hoy en libertad en una democracia. Tenéis que entender que esto no es sólo una traición, sino una traición triple: 

# La traición a mi generación, a la que amenazáis con la cárcel cuando defendemos el legado de nuestra libertad, 

# La traición a todos nuestros soldados que lucharon por nuestra libertad, y 

# La traición a nuestros hijos por nacer, que, a menos que, a menos que paremos esto de inmediato, heredarán un país asolado por el odio tribal y religioso, lo que llevará, inevitablemente, a una enorme guerra multicultural a escala continental que hará parecer el conflicto yugoslavo una ligera escaramuza. 

En efecto, la libertad y la democracia no han aparecido por arte de magia. Se han desarrollado durante más de 2500 años, enraizados en la herencia grecorromana y judeocristiana, y han sido defendidas con sangre y sacrificio. 

La democracia y la libertad no son bienes personales de los cuales los socialistas pueden disponer a voluntad, sin nuestro consentimiento, en beneficio de los descendientes de los guerreros que todavía viven en el desierto en el siglo séptimo, y que consideran nuestro compromiso con la democracia como una mera debilidad a utilizar contra nosotros. 

No culpo al Islam. Los islamistas están haciendo exactamente lo que se prescribe en su libro. Culpo a nuestros políticos. Hay dos campos en esta guerra de civilizaciones, y nuestros políticos están en el campamento del enemigo. 

Así que yo les digo: 

Vosotros tenéis ahora las llaves del poder. Pero nosotros vamos en ascenso irresistible ¿De verdad creéis que podéis hacer lo que habéis hecho a vuestro propio pueblo sin repercusiones en el futuro? 

Todavía se puede parar esto, si lo deseáis, simplemente poniendo los intereses de vuestro pueblo antes que los del Islam. 

Pero no vais a hacerlo, ¿verdad? Entonces nos dejáis en una mala posición. Si no hacemos nada, tenemos que aceptar que nuestros hijos vivirán un día bajo el yugo de las leyes de la Sharia.Y si hacemos algo, será, por definición, una revolución. Pero no somos nosotros los que la hemos querido. Habéis sido vosotros. La mayoría de nosotros estábamos felices cortando nuestro césped, yendo a trabajar y pagando nuestros impuestos. 

Vosotros nos habéis hecho revolucionarios. Vuestro comportamiento demuestra que tenéis más miedo al Islam que nosotros, pero dejadme deciros esto a todos vosotros, los mentirosos y arribistas traidores socialistas. 

Vosotros tenéis el poder ahora, pero dentro de una década nosotros tendremos el poder y os pediremos cuentas. Os arrastraremos ante un tribunal al estilo de Nuremberg en el que seréis juzgados por alta traición, donde seréis juzgado por crímenes de lesa humanidad, y por primera vez en mucho tiempo, nosotros seremos vuestros jueces. 

Y, por supuesto, es la completa traición de la libertad y la democracia.

http://foros.periodistadigital.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.