Seguidores

8.10.11

Cinco detenidos en el País Vasco y Navarra en una operación contra el terrorismo islamista

Formarían parte de una red de financiación y apoyo logístico
Todos son argelinos y tenían vinculación con Italia, Francia y Suiza


(OTR/PRESS) - El terrorismo de Al Qaeda opera en territorio español, en concreto en Navarra y en el País Vasco, al menos con células que buscan fondos para los terroristas. La madrugada de este lunes, la Guardia Civil ha lanzado una operación contra una de esas células, compuesta por cinco personas, todas ellas de nacionalidad argelina, y que podrían tener vinculaciones en otros países europeos como Italia, Francia y Suiza. Antonio Camacho ha explicado que los detenidos desarrollaban funciones de "captación y apoyo logístico", y que la operación sigue a otra similar que tuvo lugar en Italia.

La Guardia Civil ha detenido esta madrugada a cinco personas acusadas de financiar a la facción de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI). Fuentes de la lucha antiterrorista han precisado que tres de los arrestos se han producido en Navarra y dos en Irún (Guipúzcoa).

Entre las numerosas acciones de terrorismo que ha llevado a cabo AQMI en los últimos años, se encuentra el secuestro durante varios meses de tres cooperantes catalanes el año pasado.

Durante la operación del Instituto Armado, los agentes han realizado varios registros en domicilios y locales vinculados a los detenidos en la localidades navarras de Pamplona y Berriozar, y en la guipuzcoanas de Irún y Legorreta, y se han incautado de abundante material informático y documentación que deberá ser analizada.

MÁS DE 150 EFECTIVOS

En el dispositivo, la Guardia Civil ha llevado a cabo un despliegue de más de 150 efectivos, y ha sido coordinada por el juez Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, Fernando Grande Marlaska, que tomará declaración a los detenidos en los próximos días.

Los acusados, con edades comprendidas entre los 36 y 49 años, son Mohamed Talbi, Hakim Anniche, Mounir Aoudache, Abdelghaffour Bensaoula y Ahmed Benchohra. Tres de ellos han sido detenidas Navarra y Otras dos en la localidad de Irún (Guipúzcoa).

Antonio Camacho no ha dado mucha información sobre las detenciones, pero sí ha explicado que los cinco arrestados desempeñaban funciones de "captación y apoyo logístico" para la célula de Al Qaeda en el Magreb. Según ha explicado, la operación es fruto de un operativo realizado por la Guardia Civil en el que lleva tiempo trabajando y en el que se ha coordinado con Italia y Francia. Estas detenciones, según ha dicho, tienen un nexo con una operación similar que tuvo lugar recientemente en Italia.

El ministro ha eludido ofrecer más información, pero sí ha explicado que la "operación sigue abierta". La dirige el juez central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, Fernando Grande Marlaska.

Las detenciones en Guipúzcoa por colaboración con Al-Qaida revelan la creciente presencia del integrismo islamista en el País Vasco



La operación policial ha sido efectuada por agentes del Servicio de Información de la Guardia Civil con mandato de la Audiencia Nacional. Los arrestados son sospechosos de enviar dinero a Argelia que tendría como destino la rama de Al-Qaida que opera en el Magreb africano.

Hay que recordar que la presencia del islamismo musulmán cada vez es más fuerte en el País Vasco. El pasado mes de mayo, por ejemplo, se celebró en la localidad vizcaína de Sestao un congreso salafista, la rama más radical del Islam, con líderes espirituales de Europa y de Oriente Próximo. En este encuentro, que para su puesta en marcha contó con ayudas económicas de las instituciones vascas, tomaron parte 1.200 personas, la mayor parte de ellas originarias de Senegal y Marruecos. El encuentro, oficialmente, fue organizado por la comunidad salafista ubicada en el País Vasco y apoyado logísticamente por “los hermanos salafistas” de Tarragona.



El fanatismo proetarra y el integrismo islamista sellan su alianza en el País Vasco


Hace unos años, cuando las fuerzas de seguridad comenzaron a desmantelar por orden judicial algunas de las decenas de herriko-tabernas existentes en el País Vasco, algunos policías mostraron su asombro al encontrar reiteradamente, en muchos de estos locales, fotografías e imágenes laudatorias del presidente de Irán, el integrista islámico Mahmud Ahmadineyad, y de Bin Laden, cerebro de los atentados del 11-S en Nueva York y Washington.

Más allá de las complejas, variables e intensas relaciones que ETA, a lo largo de su historia, ha cultivado con diferentes organizaciones terroristas de corte islamista, el independentismo vasco proetarra siempre ha mantenido una mirada de cercanía identitaria con los palestinos, a quienes contemplan como el auténtico “pueblo vasco”, "oprimido, represaliado, despreciado y abandonado", de Oriente Próximo. A su vez, el radicalismo islamista representado por Hamas ha encontrado en el País Vasco un ejemplo perfecto de cómo en el mundo occidental también hay otros “pueblos humillados” y otras “naciones sin estado” que luchan, tanto “militar” como políticamente, por su liberación.

Pero, por encima de esta convergencia de intereses estratégicos e inmediatos, hay tres elementos ideológicos básicos que hacen converger las estrategias y los objetivos del fanatismo proetarra con el totalitarismo ideológico islamista: odio ciego hacia las democracias capitalistas; apelación hacia el irracionalismo (político, cultural, económico o religioso) como elemento de cohesión grupal; aborrecimiento de las libertades individuales; y legitimación sin fisuras de la utilización de la violencia terrorista como medio para alcanzar el gran “objetivo final”.


De hecho, no son pocas las ocasiones en las que los asesinos de la banda terrorista han “admirado”, tanto pública como privadamente, la capacidad organizativa, la falta de escrúpulos y los instintos suicidas de sus homólogos islamistas. Mikel Zubimendi, un psicópata etarra actualmente encarcelado, expresó muy claramente esta sensación tras los atentados del 11-M en Madrid: “Los moros sí que saben hacer una ‘ekintza’”. (“Ekintza”: “Acción”, en euskera. Término utilizado por los etarras para denominar a un atentado)

Durante los últimos años, la creciente llegada al País Vasco, como al resto de España, de un importante número de inmigrantes islámicos, ha facilitado los encuentros entre proetarras e islamistas. En este punto, es importante destacar que la mayor parte de la población musulmana instalada en Euskadi (15.000 personas, aproximadamente) se ha aclimatado de una forma modélica, pacífica y ejemplar a las costumbres occidentales, pero la pequeña proporción de musulmanes islamistas que ha llegado a esta comunidad no ha perdido tiempo para entablar relaciones con los siempre demasiados vascos proetarras que viven entre nosotros.

De este modo, durante los últimos meses se han celebrado numerosas reuniones entre jóvenes de distintas organizaciones palestinas y de la autodenominada “izquierda abertzale” para poner en marcha lo que han definido como “una organización internacional única que sirva de punto de encuentro del movimiento juvenil palestino”. En el lanzamiento de esta iniciativa (ver fotografía adjunta) estuvieron presentes, entre otros, Miren Legorburu, portavoz de la “izquierda abertzale” y concejal de la proetarra ANV en Hondarribia, y la alcaldesa de Zestona, Alasne Olaizola, también de la ilegalizada ANV. La declaración final del encuentro fue muy esclarecedora: “Palestina y Euskadi son dos pueblos hermanos luchando por su libertad”.

Esta alianza del entorno de ETA con los grupos violentos internacionales que quieren acabar con Israel, que no hay que olvidar que es el gran bastión de las democracias occidentales en Oriente Próximo, se ve reforzado, además, por las constantes muestras de apoyo que desde el mundo nacionalista vasco y desde ámbitos de izquierda de Euskadi se lanzan hacia el islamismo radical. Para muestra, un botón. Todos los sindicatos independentistas vascos, a los que se ha sumado Comisiones Obreras, hicieron público hace unas semanas un manifiesto en el que mostraban su adhesión a las diferentes campañas que se han puesto en marcha para boicotear a Israel y se comprometían a “no colaborar con la política de 'apartheid' en Palestina y la ocupación ilegal en sus territorios". Del terrorismo de Hamas, de la falta de libertades en los países árabes, de la proliferación del integrismo islamista, de los ataques humillantes a extensos sectores de la población en estas regiones (mujeres, homosexuales, etc.), no tocaba hablar entonces. Ni nunca.


La Guardia Civil asegura que el terrorismo islamista de Al Qaida considera a España como "una zona de combate" 


Un informe del Centro de Análisis y Prospectiva de la Guardia Civil publicado el pasado siete de septiembre afirma que una década después de los ataques de Nueva York y Washington "España está mejor preparada" para enfrentarse al terrorismo islamista internacional porque cuenta con "mejores profesionales y medios y con una mayor especialización".

A pesar de ello, el documento, titulado "Seguridad e Inteligencia 10 después del 11-S" y firmado por el jefe de Análisis de la Benemérita, José María Blanco Navarro, advierte de que "la amenaza permanece y, sin obsesionarse, es preciso mantenerse alerta".


El estudio explica que "el interés de Al Qaida por España" no ha disminuido en estos últimos años porque su obsesión con el territorio nacional responde a causas "estructurales" y no solo "coyunturales". La mayor amenaza es que la organización terrorista que creara Osama Bin Laden considera a España "como zona de combate" y no como hace años, cuando el país era visto como un territorio de "cobijo" y muy idóneo para las tareas "logísticas".


En opinión de José María Blanco Navarro, el "interés" de Al Qaida por España se cimenta también en otras causas: la cercanía geográfica a algunos países árabes; los numerosos colectivos musulmanes implantados en España, público objetivo para la puesta en marcha de procesos de radicalización; la presencia de España en misiones internacionales y las referencias continuas a este país en la propaganda yihadista (Al Andalus, Ceuta y Melilla); la existencia repetidamente comprobada de redes de reclutamiento; el hecho de que algunos estados del norte de África y del Sahel están o pueden estar envueltos en problemas político-sociales más urgentes en estos momentos, lo que puede facilitar un menor esfuerzo de contención policial y militar del radicalismo islamista en estos lugares.


Fuentes: Euskadi información global
europapress.es

2 comentarios :

  1. Y Bildu pidiendo que la Guardia Civil se vaya del Pais Vasco. Da que pensar.

    ResponderEliminar
  2. Que casualidad, precisamente en Berriozar. En ese pueblo vive un c...n de jefecillo etarra, que es el que controlo los movimientos del músico militar al que liquidaron de un par de tiros en la nuca a la puerta de su casa. Son un conglomerado que tiene mas complicidades y unidad de acción de lo que parece. Algún día sabremos toda la verdad, no lo dudéis.
    Saluditos.

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.