Seguidores

31.5.12

El Islam en Dinamarca

Las mujeres musulmanas, a diferencia de las occidentales, no usan anticonceptivos y son alentadas a parir numerosa prole. Es común ver familias con 10 ó 12 hijos. Esa situación genera una desproporción numérica en los lugares a donde emigran y es usada para imponerse sobre la sociedad anfitriona, para convertirse eventualmente en mayoría. La maniobra es practicada en Israel por los palestinos, en Líbano por los Chiitas y Sunitas y en Europa, por los mahometanos en general, donde ya suman 54 millones.

 



Hasta 1979 prácticamente no se veían musulmanes en Copenhague. Los daneses recibían cordialmente a los extranjeros, sintiéndose orgullosos de su socialismo liberal que había derrocado a los conservadores en 1929, y resaltaban por sus éxitos socio-económicos.

Dinamarca se esforzó por ser una sociedad abierta donde ofrecían a los recién llegados las mismas ventajas que a sus connacionales. La criminalidad era bajísima, el nivel educativo excepcional y los acompañaba una admirable historia de humanismo y multiculturalismo.

Para 1990 la población musulmana había crecido y no mostraba ningún interés por integrarse a la sociedad danesa, más bien empezó a condenar su liberal estilo de vida, al que consideran decadente.
En un artículo publicado por Daniel Pipes y Lars Hedegaard en el que pronosticaron que el problema migratorio explotaría en Dinamarca, relataron: “Los inmigrantes musulmanes constituyen el cinco por ciento de la población, pero consumen el 40 por ciento de la ayuda social”. “Los musulmanes son apenas cuatro por ciento de la población danesa de 5.4 millones, pero forman la mayoría de los violadores convictos, un asunto inflamable, considerando que prácticamente todas sus víctimas son no-musulmanas. Similares proporciones se manifiestan en otros crímenes”.

Un estudio reciente muestra que sólo cinco por ciento de los musulmanes contraen matrimonio con danesas. Las costumbres islámicas obligan a que la hija de ambos se case con algún pariente mahometano de lo contrario está sujeta a la pena de muerte, cosa que lógicamente atemoriza a las escandinavas. Los islamistas no tienen ningún respeto por las costumbres y normas del lugar y predican abiertamente que introducirán las leyes coránicas cuando la población alcance mayor número. Al ritmo actual, en 40 años uno de cada tres habitantes será musulmán.

No es entonces de extrañar, que en 2005 hubiera el brote de violencia callejera por la publicación de las caricaturas de Mahoma en la prensa danesa, que fue rematado con el ataque suicida a la embajada de Dinamarca en Pakistán la semana pasada, del que Al Qaeda se adjudicó la autoría.
En 2001, los daneses eligieron a su gobierno más conservador en 70 años dejando atrás sus generosas ideas inmigratorias. Hoy Dinamarca tiene las leyes más estrictas de Europa en ese campo, lo que ha sido tildado de “racismo” por la prensa progre europea.

Hoy, si quieres ser danés, debes estudiar tres años el idioma; debes pasar un examen sobre historia y cultura de Dinamarca; debes haber vivido siete años en el país para solicitar ciudadanía; debes mostrar intención de trabajar y debes tener un empleo esperándote. Si quieres traer una esposa, ambos cónyuges deben tener más de 24 años y no te resultará tan fácil llevar contigo a tus familiares y amigos. No podrás construir una mezquita en Copenhague, aunque tus hijos tendrán alrededor de 30 escuelas de cultura y lengua árabe para elegir.

En 2006, el Ministro de Empleo Claus Hjort Frederiksen, explicó que los musulmanes han abusado del sistema de seguridad social en tal medida, que eventualmente podrían llevar al estado a la bancarrota.

La Ministra de Inmigración Rikke Hvilshoj destaca por su firmeza en aplicar las leyes. Para testear a la ministra, el imán radical Ahmed Abdel Rahman Abu Laban, le exigió una compensación monetaria, “para aplacar la sed de venganza de la familia”, por un musulmán que fue asesinado en un suburbio. Hvilshoj desestimó la demanda, ante lo que el imán arguyó que esa era la costumbre en la cultura islámica. La ministra replicó que lo que se hace en los países musulmanes no es necesariamente lo que se hace en Dinamarca. La respuesta no se dejó esperar. Prendieron fuego a su casa mientras dormía con su esposo e hijos. Todos lograron salvarse, pero tuvo que mudarse a un lugar secreto y, tanto a ella como a otros ministros, por primera vez les fueron asignados guardaespaldas, en un país donde la violencia era inusual. Lo que suceda en la próxima década, determinará si Dinamarca sobrevive como un bastión de vida civilizada, con su elevado sentido humanístico y responsabilidad social o si se convertirá en una nación en guerra civil contra los promotores de la “Sharia

Artículo publicado el 27 mayo, 2012 en Minuto Digital
Por Raad Salam Naaman

Entradas Relacionadas


9 comentarios :

  1. A los países de Vicky el Vikingo se los almorzaran con patatas y que merecido que so lo tienen, ya a finales de los 60 y principios de los 70 eligieron bando, ahora no les parece tan buena idea.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  2. rumí31/5/12

    A propósito del control de la natalidad, ¿alguien de ustedes sabe en qué versículo-s del Corán se hace alusión a este tema? Como ellos dicen que en el Corán hay respuesta para todo... ¿O es más bien otro rasgo propio de sociedades atrasadas?
    Por cierto, muy fuerte lo de pagar a los familiares de las víctimas y encomiable totalmente la postura de la ministra de mantenerse firme en su postura de acuerdo a lo que es costumbre en Dinamarca, no en los países de origen de los inmigrantes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tienen respuesta para todo. La respuesta que más a menudo usan es esa que dice... Solo Alá lo sabe!

      Eliminar
    2. Anónimo5/6/12

      Sheik Al-'Uzaymin (rahimahullah) dice:


      "... Y en esto, hay una indicación de que nuestro Profeta - que la paz y las bendiciones de Allah sean con él y que Allah lo recompense con el bien de nosotros - él amaba que lleguemos a ser muchos, y que lleguemos a ser los más numerosos de las naciones en el Día de la Resurrección.

      Y esto es una confirmación de sus palabras:


      "Cásate con el amor y la fertilidad, de hecho voy a tratar de superar en número (las otras naciones) a través de ti en el día de la Resurrección".

      Eliminar
    3. Traer hijos al mundo para que vivan en la misería y la ignorancia y luego ser carne de cañón de radicales, eso es muy bueno, es amor y fertilidad, sí.

      Querer conquistar el mundo para Alá, a través de guerras y sangre, terror, miseria e ignorancia... bonita doctrina. Pues te diré: Dios no necesita que el mundo sea conquistado para Él, puesto que Él lo creó. ¿Entonces que van conquistar para Él? Eso de las conquistas es la pura obsesión de un personaje de aquella época. Hoy ya no son aquellos tiempos por lo tanto es simplemente la obsesión de unos locos que si saben donde tienen la mano derecha es porque la única que usan para comer (quien la tiene claro, que a muchos se les amputa).

      Eliminar
    4. rumí5/6/12

      Xad Mar, totalmente de acuerdo en tu respuesta a "anónimo" de que Dios no necesita que nadie conquiste el mundo para él, pero la respuesta de "anónimo" no aclara mis dudas: ¿los musulmanes pueden tomar-poner métodos anticonceptivos según el Corán o no? Porque habrá casos (me imagino que a millares) en que una familia no pueda mantener una numerosa prole. ¿Puede hacer por evitarlo o es pecado? Porque "la fertilidad" ya es tener un hijo, lo contrario sería la esterilidad; vamos, que lo que dice Sheik Al-Uzaymin (que no sé quién es) me parece un poco ambiguo e interpretable.
      Felicidades por vuestro blog.

      Eliminar
    5. Alguno creo que usan, por ejemplo el Diu. Lo sé porque entré en una página, en la que hay "consultas online" y me tocó ver esa. Con algunas preguntas y respuestas fliparás, con otras te reirás. (islamqa.com)

      Eliminar
  3. Rectificar es de sabios y si han aprendido la lección(parece que si) bien por ellos.
    Recordemos que en unas elecciones no todo el mundo se inclina por un partido determinado. Sin importar la proporción, los que se resistieron a esa facilidad de integración propuesta erróneamente por la mayoría merecen todo nuestro apoyo y respeto (y si los demás han despertado, también).
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Korrigan1/6/12

    Me ha alegrado mucho leer este artículo. Ese es precisamente el camino a seguir. Ojalá cunda el ejemplo danés en el resto de Europa.

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.