Seguidores

9.6.12

Manifestaciones contra la sharia en el norte de Malí

Manifestaciones contra la sharia en el norte de Malí mientras el Ejército se prepara para una contraofensiva.

Ya se habían producido revueltas similares en Gao y Tombuctú y ahora ha ocurrido en Kidal. Grupos de jóvenes y mujeres han desafiado a los islamistas radicales que pretenden imponer la ley islámica (sharia) en el norte de Malí y han organizado manifestaciones de protesta este martes. Por otra parte, según fuentes militares citadas por la agencia Xinhuanet, el Ejército maliense se está reorganizando para preparar una contraofensiva contra los rebeldes tuaregs y los islamistas que controlan la región del Azawad (norte del país) y la han declarado independiente.


Este martes, unos 500 jóvenes de la región maliense de Kidal se manifestaron en la ciudad del mismo nombre, próxima a la frontera con Argelia, contra las restricciones que pretenden imponer los islamistas radicales que se han hecho fuertes en el norte de Malí, tanto Ansar Dine como Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI), y a favor del Movimiento de Liberación Nacional del Azawad (MLNA). En señal de protesta, los jóvenes han fumado durante la marcha (los islamistas han prohibido el consumo de tabaco, además de jugar al fútbol, ver la televisión, ir en moto hombres y mujeres juntos y que las mujeres vistan pantalón y no lleven el velo).

Poco después de que diera comienzo la manifestación de los jóvenes, en la que no se registraron enfrentamientos, un grupo de mujeres decidió salir también a la calle para protestar. En este caso, las mujeres, que decidieron descubrirse la cara en señal de protesta, lanzaron piedras contra la policía islámica que ha creado Ansar Dine y cuatro de ellas resultaron heridas en enfrentamientos con los islamistas.

Estas manifestaciones, al igual que ocurriera en incidentes entre jóvenes en Tombuctú y Gao, son una muestra más de que las poblaciones de las ciudades en manos de los rebeldes tuareg no comparten el islamismo radical que pretenden imponer grupos como Ansar Dine o AQMI y que están en contra de que se produzca un acuerdo entre el MLNA y los islamistas, opción que parece alejarse después de que el MLNA se desmarcara del protocolo de fusión alcanzado hace diez días con Ansar Dine.

La tesis que ahora defienden los rebeldes tuareg es que no se puede alcanzar un acuerdo con los radicales, toda vez que estos promueven la aplicación de una ley islámica muy restrictiva que no tiene nada que ver con el sentir religioso de la población del Azawad, más moderado y tolerante. Sin embargo, Ansar Dine y MLNA lucharon juntos para expandir la rebelión tuareg que comenzó el pasado 17 de enero y que acabó por la expulsión del Ejército de Malí del norte del país (Azawad) y la proclamación unilateral de independencia de este territorio el pasado 7 de abril.

MOVIMIENTOS DE TROPAS

Por otra parte, el Gobierno de Malí está realizando movimientos en el seno del Ejército para, según fuentes militares, preparar una contraofensiva y “reconquistar” el norte. Según fuentes militares citadas por la agencia de prensa Xinhuanet, se están produciendo movimientos de tropas desde los campos militares de Ségou, Sikasso y Kayes hacia la guarnición de Sévaré (a 646 kilómetros de Bamako), donde se ha instalado el mando operacional para el norte del país tras la caída de Gao en abril y desde donde debe partir esta contraofensiva.

En este sentido se explican las visitas, el pasado viernes y sábado, del primer ministro, Cheikh Modibo Diarra, y del ministro de Defensa a los campos militares de Ségou y Sévaré, respectivamente. Según Xinhuanet, que cita fuentes militares, los responsables de dicha operación en el terreno serían los generales Mahamadou Maïga y Minkoro Kané, muy respetados por la tropa y la jerarquía militar, mientras que un grupo de altos mandos, entre los que se encuentra el general Gabriel Poudiougou, jefe del Estado Mayor en el momento del golpe de estado del pasado 22 de marzo, se encargaría de la coordinación desde Bamako.

La estrategia de “reconquista” del norte implicaría tanto un ataque en toda regla como el apoyo y la coordinación con milicias árabes (no tuaregs) que podrían asumir el papel de una especie de resistencia en el terreno, como Ganda Izo, integrada por peuls y songhai. “No podemos renunciar a un solo centímetro cuadrado de nuestro territorio”, aseguró Modibo Diarra durante su visita a la guarnición de Ségou el pasado viernes. “El Ejército está decidido a batirse para lavar la afrenta que ha sufrido y poner fin a la humillación de nuestro pueblo”.

Esta determinación del Ejército maliense está también relacionada con la instauración de una nueva “prima de operación” que se abonará a los soldados que decidan ir al frente de batalla. Por el momento, la idea es ir posicionando a las tropas y lanzando algún ataque para consolidar la posición del Gobierno de Malí de cara a futuras negociaciones con los rebeldes. El Ejecutivo espera también que se concrete el apoyo militar expresado por la Cedeao y la Unión Africana, sobre todo la posibilidad de contar con aviones que le permitan tener la supremacía aérea. En este sentido, el país llamado a jugar un papel clave sería Nigeria, miembro de la Cedeao y la auténtica potencia militar de la región.

JOSÉ NARANJO
Saint Louis (Senegal)

Tomar buena nota de esta noticia, es el futuro cercano que le espera a Europa

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.