Seguidores

19.7.12

Arabia Saudí prepara un endurecimiento de las penas por injuriar al islam

 La medida afecta también a medios de comunicación

  • La crítica penada por ley afecta a Mahoma y a personajes y clérigos

  • El Consejo de la Shura presentará un estudio sobre la reforma legal

  • La medida surge tras la detención de un periodista por 'injuriar' a Mahoma

  • Hamza Kashgari publicó en Twitter lo que le gustaba y lo que no del profeta

  • Fue detenido en Malasia y permanece en Arabia Saudí a la espera de juicio

     Arabia Saudí está estudiando una reforma legal para criminalizar las injurias al islam. Las nuevas medidas, que afectarán a los medios de comunicación, prevén un endurecimiento de las penas, según ha informado el diario saudí 'al-Watan' este domingo.

    El régimen saudí estudia estas posibles regulaciones cinco meses después de que el bloguero, columnista y poeta Hamza Kashgari, de 23 años, fuera arrestado por tuitear comentarios que el régimen consideró que insultaban al profeta Mahoma. Kashgari adujo que había cosas que le gustaban y que no le gustaban del profeta sagrado de los musulmanes.

    "En los próximos dos meses el Consejo de la Shura -una especie de parlamento sin poderes legislativos- dará a conocer los resultados de un estudio del marco legal para combatir las críticas a los pilares de la Sharia islámica", afirmaron fuentes que conocen la cuestión a 'al-Watan'.

    Las mismas fuentes precisaron que podría haber "severos castigos" para quienes violen estas normas. La crítica penada por ley incluye a "la figura del profeta y a personajes y clérigos del islam", añaden. "Las regulaciones son importantes en estos momentos porque se han observado numerosas violaciones en las redes sociales y en Internet en los últimos meses", concluyen.

    Arabia Saudí está controlada por clérigos wahabistas, que se rigen por una estricta interpretación de la ley islámica suní. Para el Wahabismo, la blasfemia puede ser castigada con la muerte.

    El caso de Kashgari provocó un intenso debate en el país, estrecho aliado de Estados Unidos durante décadas y líder mundial de la exportación de petróleo, sobre si el arrepentimiento debía ser motivo para indultar a un condenado a muerte.

    Kashgari salió del país en Febrero, días después de sus comentarios en Twitter, pero fue arrestado poco después por la polícía en Malasia, cuando se disponía a viajar a Nueva Zelanda. A pesar de que se declaró arrepentido de sus palabras, ha sido deportado a Arabia Saudí y permanece detenido y a la espera de juicio.
Fuente: El Mundo

Entradas Relacionadas


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.