Seguidores

19.7.12

Sexo en Dar al Islam

Dar al Islam, (tierra del Islam, la casa del Islam, el hogar del Islam) designa al conjunto de las tierras controladas por gobiernos musulmanes (Mundo islámico).

Muchos periodistas y políticos han declarado pomposamente que soplan vientos de libertad en el mundo árabe y que el Islam es respetuoso con el derecho de las minorías.

La minoría cristiana huye desesperadamente de la Espada del Islam que se ceba en ella al no hallar otra a la que culpar de su fracaso y frustración centenaria.

Por Eduard Yitzhak. InfoMedio

La situación de la mujer en el mundo árabe se degrada aún más de lo que ya estaba, y en lugar de mejorar como ocurre en la mayor parte de países, los vientos del totalitarismo islámico derriban los pobres derechos de la mujer en estos países, tierras sometidas a la tiranía de la Shari´a, la ley islámica.

Pocos días después de la elección de Muhammad Morsi como presidente de Egipto, perteneciente a la Hermandad Musulmana, ha tenido lugar en el país de los faraones un evento, harto habitual en un pasado no lejano en Dar al Islam, la legitimización de un “matrimonio” especial.
Abd al-Rauf Awn, jurisprudente musulmán y erudito del Islam apareció en un programa en el que justificó su matrimonio con una esclava, argumentando que Muhamad se casó con multitud de esclavas, y que el mismo Corán expone: Si teméis no ser equitativos con los huérfanos, entonces, casaos con las mujeres que os gusten: dos, tres o cuatro. Per, si teméis no obrar con justicia, entonces con una sola o con vuestras esclavas. Así, evitaréis mejor el obrar mal. Corán 4:3.

El lunes 2 de julio, en el programa de televisión egipcio Al Haqiqa ("la Verdad"), el periodista Wael al-Ibrashi mostró un video-clip de, Abd al-Rauf Awn, que se “casaba” con su esclava.
La mujer en lugar de repetir en árabe la frase “me case contigo”, le dice, “me esclavicé con Usted”. El público aplaudió con entusiasmo.

El jeque Huwaini ha declarado recientemente que “cuando quiero un esclava sexual, debo ir al mercado y elegir la mujer esclava con la que quiero casarme, y me caso con ella”. [1]

Las esclavas sexuales no están obligadas a usar el hijab y según la jurisprudencia islámica sólo están obligadas a cubrirse desde el ombligo hasta las rodillas, el resto puede ir desnudo. El califa Omar, uno de los primeros califas justos del Islam, desvestía a sus esclavas sexuales en público y a las esclavas que iban excesivamente vestidas al mercado. Una diputada de Kuwait ha declarado que los musulmanes deben tratar a las mujeres rusas cautivas en la guerra de Chechenia como esclavas sexuales y que es legal y legitimo venderlas a los hombres musulmanes en los mercados de Kuwait.

En Turquía, país gobernado por un partido islamista que se presenta al mundo como “moderado”, una reputada periodista y presentadora de televisión ofreció a su esposo una de sus amigas para retozar sexualmente con ella. Según el diario turco Milliyet, la periodista conservadora Sibel Üresin, famosa en Turquía por asesorar sobre temas de familia en la televisión, defendió la poligamia para los hombres, y afirmó que ella había ofrecido los servicios sexuales de una amiga suya para que su marido pudiera disfrutar. Üresin ha asegurado que la poligamia es una prevención para el divorcio.

En Malasia, otro país que se presenta como musulmán “moderado”, el “Club de las Mujeres Obedientes” ha publicado “Sexo Islámico Santo”, una nueva guía que está teniendo furor entre las devotas del Islam. Este libro explica como “complacer sexualmente al marido”, lo que requiere –según la autora- destinar el diez por ciento del tiempo para complacer a sus maridos. La escritora e intelectual del Islam afirmó anteriormente que el divorcio y la violencia domestica se produce porque las mujeres no saben complacer sexualmente a sus maridos, y si las esposas sirven a sus maridos como "prostitutas de primera clase" estas serán capaces de mantener un matrimonio feliz, lo que evitará el divorcio y los maltratos. El libro promociona el sexo grupal entre un hombre y sus esposas. 

No todas son buenas noticias para las mujeres que quieren ser esclavas sexuales. Un jeque musulmán que vive en Europa ha prohibido a las mujeres tocar plátanos, pepinos, calabacines y zanahorias. La prohibición tiene el objetivo, tal como ha declarado el sabio musulmán, de evitar pensamientos sexuales. Pero con gran benevolencia el jeque musulmán permite que las mujeres puedan comer estos alimentos si han sido troceados anteriormente por su marido, hijo o esposo. 

Para mayor alegría de los colaboracionistas del totalitarismo islámico, ahora que loas islamistas han vencido las elecciones en Egipto, no sólo los cristianos reciben los garrotazos del Islam, sino también aún con más fuerza, las mujeres.

Vigilantes morales de la Hermandad Musulmana han asesinado a un joven estudiante de ingeniería por pasear con su novia.
Los islamistas consideran que una mujer no puede pasear o ir a solas con un hombre, a no ser “mahram”, padre, hermano, esposo o hijo. El joven de 20 años de edad fue abordado por barbudos islamistas que circulaban en moto, que le increparon diciéndole que pasear con su novia era haram y abominación. El joven les respondió que él hacia lo que quería, que era libre y que no era un asunto de ellos. Pero para los islamistas todo lo que pasa en la calle lo consideran como un asunto propio por lo que le clavaron mortalmente un cuchillo en la ingle. 


Muchos “bienpensantes” han creído que el trato vejatorio y criminal contra las mujeres, perpetrado y legitimizado por los barbudos religiosos de Afganistán, era excepcional en el mundo islámico, pero a medida que avanza el totalitarismo islámico la discriminación más brutal contra la mujer, y el trato más degradante se va imponiendo paulatinamente en los territorios sometidos a la tiranía de la Shari´a, la ley islámica.

Fuente: Religión en Libertad.com

[1] Huwaini afirma que después de que los musulmanes invadan y conquisten un territorio no-musulmán en el curso de librar una Yihad ofensiva de las propiedades y las personas de los infieles que se niegan a convertir o pagar yizya y vivir como dhimmis sometidos, han de ser tomados como Ghanima o "botín de guerra."Los cautivos infieles son un botín de guerra, apto para ser distribuido entre los combatientes musulmanes (yihadistas) y llevados a "el mercado de esclavos, donde las esclavas y concubinas se venden y se compran".

http://vladtepesblog.com/?p=34278

1 comentario :

  1. La turca esa tiene razón si permiten a los maridos tirarse a todo lo que se les pasa por delante y a la mujer que la den morcilla, no mirarla ni a la cara y tendiéndola todo el día cocinando, fregando y lavandoles los palominos de los gallumbos para que van a divorciarse.
    Mañana no se si podre pero si puedo pondré una entrada que ya tengo preparada con un vídeo y unas capturas de pantalla editadas al español y en slideshare con postcast en el que un jeque justifica que se den por el tafanario los islamistas unos a otros. Increíble pero cierto.
    Saluditos.

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.