23.7.12

Los musulmanes franceses se hacen de izquierdas

 Fueron un apoyo determinante de la victoria de François Hollande contra Nicolas Sarkozy

 Los musulmanes franceses se hacen de izquierdas


Los franceses musulmanes se han convertido en el nuevo y principal «vivero» social, electoral y político del PS y todas las izquierdas, cuando los obreros han girado a la derecha o la extrema derecha.

Se trata de un proceso sociológico, cultural y político de fondo. El 57 % de los franceses musulmanes votaron por François Hollande en la primera vuelta de las todavía recientes elecciones presidenciales, y fueron un apoyo determinante de su victoria contra Nicolas Sarkozy: el 86 % de los musulmanes franceses votaron socialista en la segunda vuelta de las últimas presidenciales.

Dos meses y medio más tarde, nuevos ensayos sociológicos subrayan que el voto presidencial «solo» confirmaba una «tendencia de fondo», que Jérôme Fourquet, director del Ifop, comenta de este modo: «Los musulmanes franceses comenzaron a girar a la izquierda hacia el 2007. En el 2002, un 17 % de los franceses musulmanes decían tener simpatía por Jacques Chirac. Cinco años más tarde, la cota de simpatía de Sarkozy entre los musulmanes había caído al 7 %».

Sarkozy nombró ministra de Estado a una hija de inmigrantes marroquíes, Rachida Dati. Hollande ha nombrado portavoz de su gobierno a la hija de una familia de inmigrantes, musulmanes muy piadosos, Najat Vallaud-Belkacem. Una de las figuras ascendentes del socialismo francés es Seybah Dagoma, la primer francesa negra, de origen africano, elegida diputada, en Francia.

Seybah Dagoma es hija de padres originarios del Tchad, de familia muy piadosa, y está considerada como un emblema de la «nueva diversidad cultural francesa».

El giro a la izquierda de los franceses de religión musulmana y raza negra coincide con el giro a la derecha de los obreros pobres. El Frente Nacional (FN, extrema derecha) de Marine Le Pen es el primer partido obrero de Francia. Gabriel Chervier, sociólogo, comenta el doble proceso de este modo: «El multiculturalismo de las izquierdas inquieta a los obreros y los agricultores, que no entienden nada de esa evolución cultural. Los obreros pobres perciben el multiculturalismo de la sociedad francesa como una amenaza para su identidad. Mientras negros y musulmanes aspiran a integrarse plenamente, los obreros se sienten desplazados y giran a la derecha o la extrema derecha».

Fuente:  ABC
_______________________

No me extraña nada. Todos sabemos que el socialismo y el comunismo buscan lo mismo que ellos, dominar el mundo, así que mejor sociedad que esa no la encontrarán . Los segundos viven de subvenciones y los primeros las conceden con tal de llegar al poder. Pero como no es oro todo lo que reluce, los favores hay que pagarlos y aparte de las subvenciones conceden mucho más. Sino, veánlo en la entrada  Las mega-mezquitas: "La construcción de un Islam francés"


3 comentarios:

  1. Anónimo28/7/12

    En efecto, tanto el socialcomunismo, como el islam quieren dominar el mundo. Aunque, como entre sus componentes hay multitud de opiniones, al respecto de la estratégia a seguir. Más bien habría que decir que, quieren acaparar progresivamente todo el espacio que les sea posible. Sin que tengan necesariamente claras las metas finales. Al menos por algunas personalidades destacadas de esos movimientos.

    Sin embargo, aunque en Francia está claro que el islam ultimamente se ha decantado a apoyar a la izquierda política. Esa postura no necesariamente tiene que hacerse efectiva en otras naciones. E históricamente tampoco ha sido así. Cierto que la antigua URSS y China, apoyaron, y apoyan al islam, contra los intereses occidentales. Pero también la URSS mató a cientos de miles de musulmanes en Afganistán entre 1979 y 1989; y los chinos de etnia han, tratan con mano de hierro a las minorías musulmanas chinas. Y este último conflicto, sin duda, tiene todas las posibilidades de ir a peor.

    La derecha política occidental, aunque en general es hostil al islam. También tiene algunos puntos comunes: ambas fuerzas son religiosas, aunque sea en creencias distintas. Y eso, al menos, permite que ambos se guarden cierto respeto. Por ejemplo, la derecha norteamericana, guarda buenas relaciones con la religiosa Arabia Saudi; y sus lazos no pueden atribuirse, exclusivamente, a los intereses petrolíferos. Por supuesto, a la larga, se puede suponer que las discrepancias pudieran ser dominantes. Pués un país es democrático, y el otro autocrático.

    En relación a Francia. Yo creo que, posiblemente aunque sea sólo por intuición, los musulmanes sospechan que dentro de unos diez años, el Frente Nacional Fránces, tiene buenas oportunidades de alcanzar el poder. La actual crisis económica, que tiene serias posibilidades de convertirse en algo mucho mayor; dificilmente va a ser resuelta por los partidos gobernantes de centro. Y a no ser que estos, utilizando la fuerza de la ley, restringan a la derecha dura; el triunfo de esta última, tarde o temprano, parece inevitable. El voto musulman, por lo menos a corto y medio plazo, no será lo suficientemente numeroso en Francia para poder impedir la victoria de su enemigo, en un escenario social y económico muy deteriorado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sé que es una utopía. Pero ¿Por qué no se puede vivir en paz y que cada uno profese la religión que quiera?. El problema en si no son los musulmanes que se desplazan para ganarse la vida o exiliados, ni que tengan otras costumbres. Cada pueblo tiene su idiosincracia y podemos aprender tanto de ellos como ellos de nosotros. También nosotros, si nos vemos en la necesidad de emigrar, lo haremos. El problema está en que hay que respetar las leyes del país dónde vives, y no aplicar las que indica una religión autocrática que son totalmente contrarias a las nuestras. Con esa actitud es como tener un estado dentro de otro estado, solo que en vez de aglutinarse en un lugar, se reparte por pueblos y ciudades, y a la fuerza tiene que haber un choque. El problema está en el dominio de expansión de esa religión que a la fuerza quiere hincar al mundo de rodillas. El problema está también en nuestros gobernantes que no supieron aplicar el multiculturalismo, pues nos han quitado derechos en beneficio de ellos ¿Cómo no va a haber problemas?. Resumiendo: el problema no son los musulmanes en si, es su religión que es quien dicta las leyes tanto religiosa como civiles, cuando ambas deberían de estar separadas, pero claro, por eso mismo es una autocraia, porque no lo están.

      Yo no soy partidaria de los partidos extremistas, pero tal como está la cosa, no sería de extrañar que estos vayan ganando adeptos.

      Eliminar
  2. Anónimo29/7/12

    Xad Mar, has señalado con acierto, varias de las razones por las que se crean tensiones entre los musulmanes y no musulmanes. Yo añadiría, que lamentablemente, en toda sociedad humana, cuando una etnia, raza o religión, hasta entonces insignificante numéricamente; comienza a ser visible, aún siendo todavía minoritaria. Se producen tensiones. Sin excepción alguna. Así ha sido siempre, lo es ahora, y quizá lo será siempre. Ayer mismo se produjo otra prueba: en la ciudad de Los Angeles (EE.UU.) un policia mató a dos hispanos. Y en consecuencia, los hispanos, como etnia, se sintieron atacados y reaccionaron automáticamente. Manifestándose. Esperemos que no vaya a más la cosa.

    Cierto, que algunas razas se toleran relativamente bien. Como por ejemplo, en California, son frecuentes los matrimonios entre chinos y blancos. Aunque, incluso las tensiones entre ellos, existen. Pero, las relaciones entre blancos y negros allí, son distantes. Por no decir algo peor. Y aquí en España, dudo mucho que los españoles nativos tengan muchas relaciones sociales con los emigrantes africanos. Excepto por razones de trabajo, o poco más. Al menos es lo que yo observo.

    Las relaciones entre musulmanes y cristianos pueden ser duraderas, como fue el caso de España en la Edad Media. Pero nunca funcionaron del todo bien esas sociedades. Al final, lo que suele ocurrir, no es que el odio mutuo de las grandes masas desencadene un conflicto. En realidad, lo que ocurre es que una pequeña minoría, influyente, pero hasta entonces neutralizada; propaga el odio, por intereses de poder, o para vengar una afrenta. Si por la razón que fuese, la situación ya sea por una crisis económica, social o de cualquier otra índole, es crítica. Basta a veces una chispa, para iniciar un gran incendio. El estallido de la Primera Guerra Mundial, es un buen ejemplo.

    En fin. Opinemos lo que opinemos. Los musulmanes están en Europa; principalmente por las necesidades del mercado laboral. Con eso todos los países europeos se han beneficiado económicamente, pués los emigrantes realizan trabajos que los naturales no quieren hacer. La economía es una poderosa fuerza; pero si una sociedad, percibe unas crecientes diferencias de modos de vida, entre dos o más grupos sociales. Esa sociedad, a la larga, jamás podrá ser estable. Al margen de las opiniones o sentimientos individuales de todos y cada uno de sus miembros. Es por lo que opino que fuerzas como el Frente Nacional Francés, tarde o temprano sacaran provecho de este aumento de la inestabilidad. Aunque ahora no lo parezca, los musulmanes llevan las de perder, al ser mucho menos numerosos, y carecer de la influencia que sus adversarios tienen en Europa.

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.