24.9.09

Salman Rushdie en la Coruña


El escritor, amenazado por integristas, inaugura hoy en A Coruña el X Congreso Mundial de Semiótica con fuertes medidas de seguridad

Una vida marcada por un edicto que le consideró "enemigo del Islam". Los cambios de residencia, la seguridad y la ira hacia su persona por parte de los radicales han sido una constante en los últimos veinte años de la vida del escritor Salman Rushdie, de origen indio y nacionalidad británica.

RUBÉN BRUÑA. A CORUÑA La publicación del libro Los versos satánicos, en septiembre de 1988, significó para el escritor británico de origen indio Salman Rushdie lo que para cualquier persona puede significar el nacimiento de un hijo o la pérdida de un familiar: un acontecimiento que te marca la vida.
La novela provocó una controversia inmediata en el mundo musulmán debido a la supuesta irreverencia con que se trata a la figura del profeta Mahoma. Fue prohibida y quemada en distintos países y además sirvió de excusa para que grupos extremistas musulmanes organizaran violentas manifestaciones que costaron la vida a varias personas.

Si existe una fecha que seguro no olvida Rushdie, nacido del amor entre un hombre de negocios y una maestra en la Bombay inmediatamente posterior a la independencia colonial británica, seguro que es el 14 de febrero de 1989. Aquel día, el ayatolá Ruhollah Jomeiní, líder religioso de Irán, promulgó un edicto que acusaba al autor de Los versos satánicos de "blasfemo contra el Islam". Jomeiní también acusó a Rushdie del pecado de "apostasía", el abandono de la fe islámica que según los ahadiz debe castigarse con la muerte.
El ayatolá hizo un llamamiento a la ejecución del escritor y también a la ejecución de aquellos editores que publicaran el libro conociendo sus contenidos. Una semana después, Jomeiní ofreció una recompensa de tres millones de dólares estadounidenses por la muerte de Rushdie.

Tras la amenaza del régimen chií iraní, siguieron años de dificultad extrema para el autor, que se vio obligado a vivir en rigurosa reclusión, cambiando constantemente de domicilio, rodeado día y noche de una escolta de policías secretos. Tres personas relacionadas con la publicación del libro sufrieron atentados: el traductor de la novela al japonés fue asesinado, su traductor al italiano, apuñalado, y su editor noruego, tiroteado.

El Gobierno iraní suspendió oficialmente la condena en 1998, aunque en 2005 el ayatolá Ali Jamenei declaró que la condena seguía ya que diversos grupos radicales se negaron a acatar la decisión. El escritor de origen judío y cuyo estilo literario se puede encuadrar dentro del realismo mágico latinoamericano fue nombrado Caballero de la Orden del Imperio Británico en 2007 por la reina Isabel II. A pesar de su condición de sir, recibe ocasionalmente amenazas que le recuerdan la fatídica sentencia.

Rushdie vive, veinte años después de la publicación de Los versos satánicos, sin saber en qué hotel se alojará o cuál será el avión que tendrá que coger. Las medidas de seguridad que le acompañan, financiadas por el Gobierno británico, suelen ser de proporciones mastodónticas. Por ello su participación en el décimo Congreso Mundial de Semiótica pondrá a prueba a las fuerzas de seguridad de la ciudad.

Las facultades de Sociología y Derecho albergarán desde hoy y hasta el 26 de septiembre el congreso, en el que participarán más de un millar de expertos procedentes de 60 países y en el que participarán intelectuales y escritores de renombre como Rushdie, Boris Uspenskij y Umberto Eco, éste último vía satélite.

La conferencia con la que Rushdie abrirá hoy el congreso tratará sobre la novela en la era de la revolución comunicativa global y sus consecuencias en la acción futura de los ciudadanos. Hay que recordar que para el escritor de nacionalidad británica no será su primera visita a Galicia. En 1993, un grupo de escritores gallegos organizó en Santiago de Compostela un congreso internacional, al que asistieron Salman Rushdie, Wole Soyinka, Camilo José Cela o Gonzalo Torrente Ballester, con la intención de que de ahí surgiera el embrión español del Club Internacional de Poetas, Ensayistas y Narradores.

Sus últimas apariciones, tanto en cine (El diario de Bridget Jones) como en un videoclip de la banda irlandesa U2 demuestran que, a pesar de las amenazas de muerte, Rushdie continúa siendo un creador con ganas de disfrutar de la vida.

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.